Programa Social

Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I)

Sepa más sobre CFR-I, nuestra escuela aliada

Fundada en 2007, la Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I) ofrece a jóvenes con entre 14 y 19 años una formación en Enseñanza Secundaria integrada al curso técnico de Agroindustria aprobado por el Ministerio de Educación. 

Localizada en Igrapiúna, en Baixo Sul de Bahía, CFR-I se configura como una Organización de la Sociedad Civil y también es reconocida por el Ministerio de Justicia como una Organización de la Sociedad Civil de Interés Público.

Integrante de la Red de Escuelas Asociadas de la UNESCO, CFR-I tiene como enfoque prioritario jóvenes con Enseñanza Fundamental completa que sean hijos de agricultores familiares, residentes en la zona rural de Baixo Sul y con vocación para seguir viviendo y emprender en el campo.

¡Siga el trabajo de CFR-I en Instagram! Atención: las publicaciones son hechas en portugués.

Alineada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por ONU, CFR-I funciona bajo el modelo de Pedagogía da Alternancia, en el cual los alumnos inscritos pasan una semana con clases prácticas y teóricas, en período integral en la escuela. En las dos semanas siguientes, los jóvenes permanecen en sus propiedades, poniendo en práctica aquello que aprendieron y compartiendo el conocimiento con sus familias y comunidades.

En las instalaciones de CFR-I, los estudiantes cuentan también con una unidad de beneficios, espacio que puede ser utilizado por estudiantes, familias y comunidades para beneficio de frutas cultivadas en sus propriedades rurales. El lugar cuenta con máquinas para producción de chocolate artesanal y una cocina multifuncional con fogón, mesas, refrigeradores, deshidratador de frutas y empacadoras, lo que permite la confección de productos como mermeladas.

¡José Marcos Santos está aprendiendo a ser un ciudadano mejor!

La sonrisa de José Marcos Santos es amplia. En la propiedad donde vive con el padre, Josenilton Santos, ubicada en la cima de una colina en el municipio de Igrapiúna, en Baixo Sul bahiano, el joven se viene desarrollando como agricultor. “aquí, cultivamos bastante cosas. Hay de todo un poco”, dice, listando las producciones de cacao, banana, mandioca y clavo de olor. Bajo la mirada del padre, una mezcla de orgullo y admiración, José Marcos deja claro que, para él, no basta guardar lo que se aprende para sí mismo. “Me gusta compartir con mis vecinos. Siempre les muestro las nuevas técnicas de fertilización”, ejemplifica el joven.

Newsletter
Recibe nuestras noticias:
¡Solo ingresa tu nombre y mejor correo electrónico!
preload
2018 - 2021. Fundação Norberto Odebrecht. Todos los derechos reservados.
Producido por: Click Interativo | Agencia Digital